¿Quién era yo antes de olvidar quien soy ahora?

4.1.14

Se hace culturalmente pensar que es la vagina el sexo débil, y que el pene del hombre, el que penetra, el que vence, el que triunfa victorioso, el fuerte. La vagina no se resiste a su paso, ella se vence, ella se abre en las murallas de su fortaleza, la ciudad es tomada, se planta una bandera. Somos los carnales invasores de un cuerpo con sobrenatural magia; como de ninfa, como de bruja, como de diosa; como de cierva, y tan sublime a la vez, como la de crear y dotar de vida a un ser nuevo, un organismo trascendente en la naturaleza que pienso que no somos tan fuertes en verdad, no tanto como esos féminos seres, quienes sutilmente en realidad nos atrapan, nos degustan, nos engullen, en el dulce veneno embriagados que de entre sus pétalos mana y nuestras mentes entorpece, que la voluntad roba a la vez que exita los sentidos; como el mosquito a la farola, como la carnívora planta a las indefensa mosca; que nos vuelve incautos y dóciles como corderos inocentes, ya no en nuestra forma de ver el mundo, sino en la concepción propia de ellas. Tal vez entonces, que el patriarcado empedernido sea un esfuerzo torpe del género ya corrupto con su alma que para ser purificado en su ontológico trayecto, necesite ser devorado antes.

No hay comentarios:

Mi foto
El espacio, Velkrón
Anárquicoutópiconihilistadispersomistiscifilosóficomalabaricuentista... a veces.

MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com